Explore Picasso Va, Pablo Derqui and more!

Explore related topics

Un día Picasso va y pinta el Guernica, Rodin esculpe El pensador, Stravinsky consagra la primavera y Pablo Derqui encarna a Roberto Zucco. El montaje de Julio Manrique es, definitivamente, el Zucco de Pablo Derqui. Hay que valorar su tempo cinematográfico, su ambientación sonora, su disposición escenográfica a modo de retablo, que tan a favor está de la comprensión global de la obra. Y hay q valorar el buen trabajo de los otros siete intérpretes, sórdida escenografía humana donde estalla…

Un día Picasso va y pinta el Guernica, Rodin esculpe El pensador, Stravinsky consagra la primavera y Pablo Derqui encarna a Roberto Zucco. El montaje de Julio Manrique es, definitivamente, el Zucco de Pablo Derqui. Hay que valorar su tempo cinematográfico, su ambientación sonora, su disposición escenográfica a modo de retablo, que tan a favor está de la comprensión global de la obra. Y hay q valorar el buen trabajo de los otros siete intérpretes, sórdida escenografía humana donde estalla…

Frente a lo que el propio discurso de la propuesta propugna, la palabra es el elemento más valioso en este montaje de supuesta creación escénica contemporánea. Abundan las citas poéticas y las contradicciones, y hay alguna idea interesante, pero el emisor, finalmente, acaba subestimando al receptor. En lo visual, por su parte, el artista no tiene nada que contar, porque combinar sexo explícito con un réquiem barroco se ve manido y antiguo. Decepcionante la vuelta de La República de Renjifo.

Frente a lo que el propio discurso de la propuesta propugna, la palabra es el elemento más valioso en este montaje de supuesta creación escénica contemporánea. Abundan las citas poéticas y las contradicciones, y hay alguna idea interesante, pero el emisor, finalmente, acaba subestimando al receptor. En lo visual, por su parte, el artista no tiene nada que contar, porque combinar sexo explícito con un réquiem barroco se ve manido y antiguo. Decepcionante la vuelta de La República de Renjifo.

Un trozo invisible de este mundo es, además de buen montaje, muy necesario. Hay que contar, desde un escenario, a través de la sublimación artística, lo que el telediario convierte en piezas de consumo informativo que pierden su importancia a fuerza de ser repetidas con fórmulas lingüísticas eufemísticas y perversas. La inmigración y el exilio, muchas veces, casi siempre, restan derechos y justicia a las personas. Gran trabajo interpretativo (de J.D. Botto) y de dirección (S…

Un trozo invisible de este mundo es, además de buen montaje, muy necesario. Hay que contar, desde un escenario, a través de la sublimación artística, lo que el telediario convierte en piezas de consumo informativo que pierden su importancia a fuerza de ser repetidas con fórmulas lingüísticas eufemísticas y perversas. La inmigración y el exilio, muchas veces, casi siempre, restan derechos y justicia a las personas. Gran trabajo interpretativo (de J.D. Botto) y de dirección (S…

Hace 25 años, esta misma compañía, Zascandil, ya montó Gaviotas subterráneas, uno de los textos más aplaudidos y leídos de su autor, Alfonso Vallejo. Aunque hay giros y esquinas de la obra un tanto anticuadas, la pareja protagonista, en un tour de force excepcional, le da vida en un cuadrilátero de claroscuros consiguiendo atrapar la atención del espectador y viajar con ellos por este panóptico de la amistad y de las vilezas que el ser humano a veces desarrolla para sobrevivir. Buen montaje.

Hace 25 años, esta misma compañía, Zascandil, ya montó Gaviotas subterráneas, uno de los textos más aplaudidos y leídos de su autor, Alfonso Vallejo. Aunque hay giros y esquinas de la obra un tanto anticuadas, la pareja protagonista, en un tour de force excepcional, le da vida en un cuadrilátero de claroscuros consiguiendo atrapar la atención del espectador y viajar con ellos por este panóptico de la amistad y de las vilezas que el ser humano a veces desarrolla para sobrevivir. Buen montaje.

Esto es como asistir a una sesión de arqueología teatral, es como soñar que se está en un local de varietés del Madrid de los años 30, y digo soñar por lo surreal. Espectáculo barroco y excesivo, juega a la reproducción y consigue ese ambiente de luz de candilejas. Grandioso y vistoso vestuario. Sí, sí. Pero no. Falta claridad en la exposición dramática, no hay historia, sino Historia, escudada en la gran voz de la protagonista, Maribel Per, trasunto de la famosa cupletista.

Esto es como asistir a una sesión de arqueología teatral, es como soñar que se está en un local de varietés del Madrid de los años 30, y digo soñar por lo surreal. Espectáculo barroco y excesivo, juega a la reproducción y consigue ese ambiente de luz de candilejas. Grandioso y vistoso vestuario. Sí, sí. Pero no. Falta claridad en la exposición dramática, no hay historia, sino Historia, escudada en la gran voz de la protagonista, Maribel Per, trasunto de la famosa cupletista.

El teatro breve humorístico del siglo XVII español, las loas, las mojigangas, las jácaras o los entremeses, han pasado a la historia como géneros menores. Y eso me hace desconfiar de la historia. Esta ensalada de humor, teatro y música que ha preparado Ron Lalá, además de ser el mejor espectáculo de su historia (esta sí, muy fiable) es un magnífico ejemplo de que la tradición es la mejor vanguardia. Tan crítico como constructivo, tan sesudo como divertido. Reconfortante para mente y…

El teatro breve humorístico del siglo XVII español, las loas, las mojigangas, las jácaras o los entremeses, han pasado a la historia como géneros menores. Y eso me hace desconfiar de la historia. Esta ensalada de humor, teatro y música que ha preparado Ron Lalá, además de ser el mejor espectáculo de su historia (esta sí, muy fiable) es un magnífico ejemplo de que la tradición es la mejor vanguardia. Tan crítico como constructivo, tan sesudo como divertido. Reconfortante para mente y…

Una comedia americana sobre la ansiedad, de Teatro Meridional. El timing de la comedia, fenomenal; una dirección de ritmo adecuado que extrae todo el jugo cómico a la propuesta; actores muy buenos que dan rienda suelta a todo su cuerpo y gesto en favor de la comedia... PERO... ¿por qué hacer Matrimoniadas, por mucho que lo firme Steven Berkoff? Mal, Meridional, mala elección para celebrar 20 impecables años de trayectoria. http://www.revistagodot.com/?p=4782

Una comedia americana sobre la ansiedad, de Teatro Meridional. El timing de la comedia, fenomenal; una dirección de ritmo adecuado que extrae todo el jugo cómico a la propuesta; actores muy buenos que dan rienda suelta a todo su cuerpo y gesto en favor de la comedia... PERO... ¿por qué hacer Matrimoniadas, por mucho que lo firme Steven Berkoff? Mal, Meridional, mala elección para celebrar 20 impecables años de trayectoria. http://www.revistagodot.com/?p=4782

Sólo el texto de esta función, obra de Manuel Calzada, tiene un poder evocador y emotivo ineludible y conviene reconocerlo. Pero la puesta en escena de José Carlos Plaza y las interpretaciones de los 3 actores, sobre todo la de Vicky Peña, elevan el montaje a la categoría superior, sea cual sea, del arte teatral. Y al personaje que posibilita todo lo anterior, María Moliner, hay que elevarlo con todos los honores al pedestal de la gente que hizo avanzar la humanidad y hacer del mundo algo…

Sólo el texto de esta función, obra de Manuel Calzada, tiene un poder evocador y emotivo ineludible y conviene reconocerlo. Pero la puesta en escena de José Carlos Plaza y las interpretaciones de los 3 actores, sobre todo la de Vicky Peña, elevan el montaje a la categoría superior, sea cual sea, del arte teatral. Y al personaje que posibilita todo lo anterior, María Moliner, hay que elevarlo con todos los honores al pedestal de la gente que hizo avanzar la humanidad y hacer del mundo algo…

Pinterest
Search