Explore these ideas and much more!

Manolito regresa para contarnos una de las experiencias más inolvidables de su vida. Y es que el día que su padre le dijo: Manolito se viene conmigo, un enorme mundo se abrió ante sus gafas. A bordo del camión de su progenitor, dirán adiós a Carabanchel (Alto) y se lanzarán a las carreteras españolas, por las que irán dejando el inconfundible sello de la casa

Manolito regresa para contarnos una de las experiencias más inolvidables de su vida. Y es que el día que su padre le dijo: Manolito se viene conmigo, un enorme mundo se abrió ante sus gafas. A bordo del camión de su progenitor, dirán adiós a Carabanchel (Alto) y se lanzarán a las carreteras españolas, por las que irán dejando el inconfundible sello de la casa

PACTE (LE) by LARS KEPLER http://www.amazon.ca/dp/2742799419/ref=cm_sw_r_pi_dp_sQVpvb086HTPY

PACTE (LE) by LARS KEPLER http://www.amazon.ca/dp/2742799419/ref=cm_sw_r_pi_dp_sQVpvb086HTPY

«Ser rico como un Rothschild» es ya una expresión acuñada en todo el mundo, pero pocos conocen su origen y los avatares por los que ha pasado esta familia judía para ser hoy tan poderosa y tan influyente. Ya muy a principios del siglo XIX, la condesa de Nesselrode, fascinada por el poder omnipresente de James Rothschild, el «Gran Barón», escribía a su marido: «¿Sabes quién es en Francia el virrey e incluso el propio rey? ¡Rothschild!». Probablemente ignorara que James, alias Jacob, era hijo…

«Ser rico como un Rothschild» es ya una expresión acuñada en todo el mundo, pero pocos conocen su origen y los avatares por los que ha pasado esta familia judía para ser hoy tan poderosa y tan influyente. Ya muy a principios del siglo XIX, la condesa de Nesselrode, fascinada por el poder omnipresente de James Rothschild, el «Gran Barón», escribía a su marido: «¿Sabes quién es en Francia el virrey e incluso el propio rey? ¡Rothschild!». Probablemente ignorara que James, alias Jacob, era hijo…

Pinterest
Search