Pinterest • The world’s catalogue of ideas

Explore Spi Ycervantes, S1 Spi and more!

Las vidas de Miguel de Cervantes, por Andrés Trapiello. L/Bc D2-12546 http://almena.uva.es/search~S1*spi?/YCervantes&SORT=D/YCervantes&SORT=D&sort=D&SUBKEY=Cervantes/101%2C1413%2C1413%2CB/frameset&FF=YCervantes&SORT=D&112%2C112%2C

A partir de un accidente estúpido y de sus consecuencias -no por evitables menos determinadas- el autor nos muestra con ojo irónico el panorama completo de los estratos sociales de la ciudad. https://alejandria.um.es/cgi-bin/abnetcl?ACC=DOSEARCH&xsqf99=638906

Los idus de marzo no pretende ser una férrea reconstruccion histórica, sino que, en palabras de su autor, la obra puede considerarse "una fantasía sobre ciertos acontecimientos y personas de los últimos días de la República romana". La novela epistolar está inspirada en las cartas en cadena que circularon en Italia contra el régimen de Mussolini. Situada en Roma en el año 45 a.C.,

http://www.anagrama-ed.es/titulo/EB_197 El hallazgo de un cadáver en el pantano de Olba pone en marcha la narración. Su protagonista, Esteban, se ha visto obligado a cerrar la carpintería de la que era dueño, dejando en el paro a los que trabajaban para él. Mientras se encarga de cuidar a su padre, enfermo en fase terminal.

La memoria no atiende al orden cronológico. Avanza, retrocede, se remansa; guarda reposo y, por sorpresa, sin que conozcamos el motivo, se aviva de nuevo, como si la impulsara una súbita iluminación. Es en las mil direcciones en las que se dispara por las que se interna con pasmosa exactitud Mi lucha, el monumental ejercicio de realismo autobiográfico de Karl Ove Knausgård, guiado por «una especie de oído absoluto de los recuerdos».

En 2004, a la muerte de su mujer, Iván, aspirante a escritor y ahora responsable de un paupérrimo gabinete veterinario de La Habana, vuelve los ojos hacia un episodio de su vida, ocurrido en 1977, cuando conoció a un enigmático hombre que paseaba por la playa en compañía de dos hermosos galgos rusos. Tras varios encuentros, «el hombre que amaba a los perros» comenzó a hacerlo depositario de unas singulares confidencias que van centrándose en la figura del asesino de Trotski, Ramón Mercader.